miércoles, 21 de octubre de 2009

NOTICIAS DE LA ANTIGÜEDAD IDEOLÓGICA. MARX - EISENSTEIN - EL CAPITAL (en DocBsAs)

[MUY BUENA ****]
Dir.: Alexander Kluge
Sergei Eisenstein, tras filmar en Octubre al modo de una superproducción, ciego de editar los más de cuarenta mil metros de cinta que había filmado, se dice a sí mismo que la única empresa que podría llevar adelante a continuación sería la película de "El Capital", de Karl Marx. Sólo a una mente como la de Eisenstein podía ocurrírsele llevar a cabo la tarea de expresar en imágenes aquello que Marx había dicho con palabras. No cabe duda que éste podría haber sido el emprendimiento cinematográfico más ambicioso de la historia del cine y, transcurridos ochenta años, sigue siendo un desafío.
El reto es claro, ¿cómo podríamos filmar conceptos? Kluge intentará, en este documental, dar alguna respuesta a esta cuestión y, para ello, recoge, directamente o por entrevistas a especialistas, todas aquellas expresiones del arte que intentaron plasmar los conceptos marxianos, sin dejar de relatar la historia del gran Eisenstein, el propio Marx y sus seguidores en distintos órdenes.
La tentación en el espectador es grande, y puede pretender, quizá, ver en la película de Kluge aquello que Eisenstein abandonó. Es innegable, de todos modos, que la forma del filme no podía, si pretendía constituir una obra significativa, eludir las ideas de Eisenstein sin intentar explicarlas. Probablemente haya sido un error de consideración (reproducido, por ejemplo, por la revista Ñ de Clarín, pueden confrontarlo en http://www.revistaenie.clarin.com/notas/2009/10/17/_-02020387.htm) que Kluge pretendiera retomar la posta de Eisenstein, tomando en sus manos el proyecto de filmar "El Capital". Se trata de un modo de acercarse al problema, como lo han tratado de esbozar otras disciplinas, como la poesía o la música. En este sentido, Kluge corre el peligro de escindir su obra en dos partes, intentar conceptualizar la obra marxiana y el desdoblamiento de esta empresa en la reflexión consistente en mostrar lo que Eisenstein -y, como dije, muchos otros- se proponía. Esto genera cierta ambigüedad que gran parte del público no dejará de hacerle pagar al director.
El problema de los conceptos es, por supuesto, como dirían los fenomenólogos de Heidegger en adelante, no caer en la "metafísica de la presencia" y no "mostrar la Bolsa", sino poder expresarla. El arte tiene cierto beneficio por sobre otro tipo de relatos o análisis y es que puede eludir ciertas ataduras "consuetudinarias" del significante a su significado, pero no puede, y aquí el desafío Eisenstein/Kluge, desatarse por completo en su calidad de significante y representante. Por supuesto, pueden ser criticables los modos empleados por Kluge para dar respuesta a estas problemáticas estéticas y conceptuales. En lo personal, hacia la segunda mitad de su obra (que, igualmente, se proyectan sólo 83 minutos de las casi diez horas del original) cae definitivamente en la "presencia", mostrando el dinero en lugar de el capital: la escena final es la verdadera tumba de Karl Marx en Londres.

Hernán A. Manzi Leites

2 comentarios:

Fernanda dijo...

Hola: .....

Te saluda Fernanda ...estuve visitando tu página.....Esta muy interesante toda la información sobre cine y noticias... me encanta es muy completa. Tengo un directorio PR4 y me gustaria añadir tu sitio en el; estoy segura que te será de gran ayuda

Muchos éxitos con tu página..., seguro que ya lo tienes, si estas interesado, no dudes en contactarme

Un Saludo.... Fernanda
maferfpor@hotmail.com

Nah dijo...

Qué envidia que la viste...
Ya no hay más vacantes para las próximas funciones. (Hizo furor!)